Exposición

Exposición

Convocatoria

¡25 Aniversario!

Actividades
ver más
Talleres
ver más

Julio 2017

Servicios

Casa Caníbal

Un espacio para la experimentación, la mediación y residencias artísticas. 

Casa Caníbal es un espacio para la experimentación y la creación colectiva y colaborativa, un lugar de encuentro, de activación, de intercambio y de debate, de cuestionamientos sobre las ideas, procesos y metodologías, un espacio doméstico y colectivo a la vez.

Casa Caníbal está concebida como espacio mutante totalmente diverso, un lugar de acogida de cuerpos e ideas sin
formas predefinidas y otras subjetividades donde puedan generarse nuevos imaginarios y pedagogías críticas, donde desarrollar proyectos de construcción social con una dimensión transformadora, acogiendo todo aquello que desborda y excede.

El espacio está destinado a albergar nuestro programa de Residencias Caníbales (Internacionales, Regionales y Locales) de Investigación Artística y como un espacio de laboratorio que integra nuestras líneas estratégicas de Experimentación, Investigación y Mediación en procesos creativos y prácticas culturales contemporáneas contempladas desde nuestro Plan de Centro 2016 del Centro Cultural de España “El Farolito” en Costa Rica.

¿Qué hay en la Casa? 

– Dos habitaciones en parte superior equipadas con zonas de trabajo y estudio.
– Baño compartido con ducha en parte superior.
– Cocina equipada (frigorífico, cocina, cafetera y utensilios de cocina).
– Estudio de grabación en parte superior.
– Área de procesos artísticos comunitarios.
– Área de estudio-investigación y coworking.
– Dos baños en parte inferior.
– Área de mediateca.
– Jardín y bodega.
– WI-FI en toda la casa.
– Servicio limpieza diaria.
– Servicio solo de recogida y envío de lavandería.

¿Cómo proponer un proyecto? 

Si creés que tenés una idea que puede implementarse dentro de las líneas de trabajo de Casa Caníbal, escribinos a casacanibal@gmail.com.

Pueden seguirnos en Twitter, Instagram o Medium

 

Novedades Literarias

Lo nuevo de nuestra Mediateca

 

El tiempo entre costuras, María Dueñas. 

La joven modista Sira Quiroga abandona Madrid en los meses previos al alzamiento, arrastrada por el amor desbocado hacia un hombre a quien apenas conoce. Juntos se instalan en Tánger, una ciudad mundana, exótica y vibrante donde todo lo impensable puede hacerse realidad. Incluso, la traición y el abandono. Sola y acuciada por deudas ajenas, Sira se traslada a Tetuán, la capital del Protectorado español en Marruecos. Con argucias inconfesables y ayudada por amistades de reputación dudosa, forja una nueva identidad y logra poner en marcha un selecto atelier en el que atiende a clientas de orígenes remotos y presentes insospechados. A partir de entonces, con la contienda española recién terminada y la europea a punto de comenzar, el destino de la protagonista queda ligado a un puñado de personajes históricos entre los que destacan Juan Luis Beigbeder —el enigmático y escasamente conocido ministro de Asuntos Exteriores del primer franquismo—, su amante, la excéntrica Rosalinda Fox, y el agregado naval Alan Hillgarth, jefe de la inteligencia británica en España durante la segunda guerra mundial. Entre todos ellos la empujarán hacia un arriesgado compromiso en el que las telas, las puntadas y los patrones de su oficio se convertirán en la fachada visible de algo mucho más turbio y peligroso.

El país de las certezas, Fabián Coto Cháves.

“Con una prosa erudita y lúdica, Coto Chaves traza una geografía íntima compartida por muchos. Los relatos de este libro -a lo mejor sin buscarlo- reinventan por completo los cuadros de costumbres, los traen al siglo XXI y logran convertir lo particular en universal. Con un cuidado equilibrio entre nostalgia e ironía, entre narración y comentario, los inusitados juegos intertextuales de estos cuentos, escritos con irreverente frescura, entrañan una aguda visión de mundo y una profunda reflexión sobre el tiempo y la historia. Personajes, objetos y lugares -cercanos y lejanos- se mueven con soltura en estas páginas deslumbrantes.”

Gustavo Solórzano-Alfaro.

El frío de vivir, Sergio García Zamora. 

“García Zamora alcanza en El frío de vivir una indudable madurez expresiva y una manera particular de percibir el mundo. Se trata de un libro no solo bien escrito, con dominio tanto del poema en prosa como en verso, sino además y sobre todo de una escritura propia, única. Su autor sabe que, “como el alcornoque, hay que descortezar el poema, quitarle lo que tiene de corcho.”

En sus páginas deslumbrantes los temas se entretejen, aparecen y desaparecen, como en el pensamiento, como en la vida misma. Y en definitiva, se manifiesta una conciencia crítica que crece desde las raíces de la infancia y no se olvida de ser autocrítica ni se limita a lo personal. Así se desafía toda ideología, idealista o materialista, de derecha o de izquierda. Y se enriquece la tradición de la poesía que niega el solipsismo y afirma la fabulación de la realidad, que es diálogo sin concesiones al populismo o al mercado, y que requiere de un lector participante.”

Víctor Rodríguez Núñez.

Ampliación del campo de batalla.

Este libro se publicó como parte del proyecto Ampliación del campo de batalla de Adrián Flores Sancho, que tuvo lugar en la sala 4, en la videoteca y en los antiguos tanques de agua del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC), en Libros Duluoz, en La Librería Andante, en la web y en innumerables lugares de San José de los que no sabremos nunca.

Autores en orden de aparición: Adrián Flores Sancho, Daniel Soto Morúa, Cristina Ramírez, Oscar G. Chacón, Lola Malavasi Lachner, Mauricio Otarola, Sergio Rojas Chaves, Paula Piedra, Fernando Chaves Espinach, Diego van der Laat y José Pablo Ureña.

Almodóvar y Freud, Karen Poe.

Almovódar y Freud es un libro sobre el placer, en el cual ambos autores son tratados de una forma no jerarquizada, es decir, lejos de cualquier intento de aplicación de la teoría psicoanalítica a la obra del cineasta. No se trata de psicoanalizar al autor, ni a sus personajes, ni el sentido de su obra. Por el contrario el interés es encontrar las correspondencias que unen a estos dos autores, quienes a contrapelo de ciertas versiones respetables y tranquilizadoras sobre el placer, han asumido su complejidad más allá de la moral y de las formas de organización social declaradas o implícitas de su tiempo.

Se trata de rastrear una postura intelectual en Freud, quizás un gesto estético en Almodóvar que podrían entenderse dentro del pensamiento de la negatividad ya que el potencial subversivo de Freud y de Almodóvar puede leerse en esa veta: son autores posicionados en la negatividad.

Arte visoria y otras lucubraciones pictóricas, Julio Caro Baroja. 

En palabras del propio Julio Caro Baroja, “varios y muy distintos temas son los que aquí se tocan, tomando el arte como un órgano de conocimiento tan importante como la ciencia, porque nos ilumina de modo fabuloso el mundo de las ideas, creencias y costumbres de los hombres”.

Estas reflexiones se agrupan en tres partes: en la primera, Caro nos da una amplia visión teórica acerca de la expresión plástica; en la segunda, habla del paisaje, del paisaje y la arquitectura, y del paisaje romántico español; en la tercera, aborda asuntos artísticos varios (los belenes, la caricatura, el costumbrismo) “desde el punto de vista de un etnógrafo modesto”, pero, aunque modesto, “el que contempla las obras de arte (…) observa a veces cosas que acaso ni al artista mismo ni al crítico le interesan demasiado, o que incluso desprecian”.

 

Huerto Urbano Comunitario

En El Farolito sembramos.

Tenemos un patio hermoso y quisimos darle un uso comunitario. Todos los días don Marvin Ramírez, el jardinero de El Farolito con ayuda de otras personas de nuestro equipo se hacen cargo de darle mantenimiento el Huerto Urbano del Centro Cultural de España. Esta iniciativa de la dirección nace a partir de un deseo de participar de manera activa dentro de la comunidad del Barrio Escalante en dónde se encuentran nuestras instalaciones.

En nuestro huerto pueden encontrar chiles, berenjenas, apio, cilantro, pepinos, árboles frutales, tomateras, girasoles y otras plantas que pronto empezarán a dar frutos para el equipo del Centro Cultural y personas vecinas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Creemos en construír un espacio de encuentro e intercambio comunitario.