Núria Güell

Residencias artísticas centroamericanas

¡25 Aniversario!

¡ Nueva web!

Actividades
ver más
Talleres
ver más

Junio 2017

Servicios

Casa Caníbal

Un espacio para la experimentación, la mediación y residencias artísticas. 

Casa Caníbal es un espacio para la experimentación y la creación colectiva y colaborativa, un lugar de encuentro, de activación, de intercambio y de debate, de cuestionamientos sobre las ideas, procesos y metodologías, un espacio doméstico y colectivo a la vez.

Casa Caníbal está concebida como espacio mutante totalmente diverso, un lugar de acogida de cuerpos e ideas sin
formas predefinidas y otras subjetividades donde puedan generarse nuevos imaginarios y pedagogías críticas, donde desarrollar proyectos de construcción social con una dimensión transformadora, acogiendo todo aquello que desborda y excede.

El espacio está destinado a albergar nuestro programa de Residencias Caníbales (Internacionales, Regionales y Locales) de Investigación Artística y como un espacio de laboratorio que integra nuestras líneas estratégicas de Experimentación, Investigación y Mediación en procesos creativos y prácticas culturales contemporáneas contempladas desde nuestro Plan de Centro 2016 del Centro Cultural de España “El Farolito” en Costa Rica.

¿Qué hay en la Casa? 

– Dos habitaciones en parte superior equipadas con zonas de trabajo y estudio.
– Baño compartido con ducha en parte superior.
– Cocina equipada (frigorífico, cocina, cafetera y utensilios de cocina).
– Estudio de grabación en parte superior.
– Área de procesos artísticos comunitarios.
– Área de estudio-investigación y coworking.
– Dos baños en parte inferior.
– Área de mediateca.
– Jardín y bodega.
– WI-FI en toda la casa.
– Servicio limpieza diaria.
– Servicio solo de recogida y envío de lavandería.

¿Cómo proponer un proyecto? 

Si creés que tenés una idea que puede implementarse dentro de las líneas de trabajo de Casa Caníbal, escribinos a casacanibal@gmail.com.

Pueden seguirnos en Twitter, Instagram o Medium

 

Novedades Literarias

Lo nuevo de nuestra Mediateca

Toda la verdad sobre Cocorí de Quince Duncan

El presente ensayo pretende demostrar 4 cosas: 1. Que la novela Cocorí de Joaquín Gutiérrez Mangel no está ubicada en Limón no en ninguna otra parte del Caribe; 2. Que hay un uso social que aprovecha la novela para confirmar estereotipos racistas y minimizar o negar el papel del afrocaribeño en la construcción de la nación, 3. Que el texto contiene elementos racistas muy en línea del racismo doctrinario europeo y su versión social darwinista latinoamericano y 4. Que estas ideas son las que explican la persistente asociación de la novela con un supuesto Caribe que nunca existió en la vida real.

 

 

 

Libre de la tormenta de Javier Sánchez Menéndez

Escribir poesía es un juego de alto riesgo, un juego peligroso. Observar las nubes, los pájaros, los árboles, tocar la tierra con las manos, arañar las piedras y besar la hierba. Sentarse en el centro del bosque y escuchar esas voces que cantan de madrugada. Leer un libro con lágrimas en el alma, repetir un ritmo en la cabeza y el tono que acompaña tus pasos y los estornudos. Acariciar la nieve, chupar el agua de lluvia, sudar de rabia. Correr de las mujeres a las tres de la mañana, tomar cinco cafés en una hora, fumar medio paquete con un verso. Saltar en paracaídas de la encina, del olmo o del castaño. Del acebuche tirarte de cabeza a la piscina. Escuchar al sabio con los ojos cerrados. Cantar…Bailar. Vivir el mediodía. Aunque todo es mentira, nada es lo que parece ser.

Se aleja el pago con su tierra blanca. Mi padre me habla desde el cielo. Intento responderle en silencio. Está muerto. La poesía es un juego que no debo tomar pero que no puedo dejar.

 

 

 

Wallau de G.A Chaves

Desde rehacer “The Love Song of J. Alfred Prufrock” y mezclar alusiones a Dylan Thomas y Robert Hass, hasta una apropiación de Miguel Bosé, Wallau es un libro donde se conjugan lo contemporáneo y lo atemporal: una elegía, una despedida al padre, pero también un encuentro con las raíces, los recuerdos y un hoy dibujado a partir de lugares y memorias.

Andrea Rivas.

 

Este libro es la crónica de un álbum ancestral, una búsqueda de identidad entre los patios donde ayer florecieron los nísperos, a través del exteriorismo nostálgico de un joven poeta que congeló el tiempo para que las cosas nunca acaben de irse.

Osvaldo Sauma.  

 

 

 

El sonido de los cuerpos de Fernando J. López

El suicidio de Jorge, un director de cine en su mejor momento creativo, deja a Mario en un desconcierto absoluto. Entre la desolación y la rabia, intenta descubrir el porqué de la decisión de su pareja con la ayuda del cuaderno donde este había empezado a esbozar las escenas de su próxima película. Líneas e imágenes que conducirán a Mario hasta otras extrañas muertes para las que Alma, una periodista en horas bajas, busca desde hace meses una explicación.

 

 

 

Ética Marica de Paco Vidarte

Esto no es un libro. Es un interruptor. Un dispositivo que corta la corriente. Y que a la vez permite que algo se ponga en marcha, que algo se encienda. Me gustaría que la lectura de este libro supusiera un “clic”, un chispazo que interrumpiera una cadencia de mierda, una bajada de tensión en el movimiento LGTBQ que debe terminar cuanto antes. Y que se encendiera otra forma de hacer las cosas y de comportarnos como maricas, lesbianas y trans frente a la sociedad y las propias tendencias involucionistas que anidad entre nosotros. Si esto no pasa, este libro no habrá funcionado.

Paco Vidarte

 

Huerto Urbano Comunitario

En El Farolito sembramos.

Tenemos un patio hermoso y quisimos darle un uso comunitario. Todos los días don Marvin Ramírez, el jardinero de El Farolito con ayuda de otras personas de nuestro equipo se hacen cargo de darle mantenimiento el Huerto Urbano del Centro Cultural de España. Esta iniciativa de la dirección nace a partir de un deseo de participar de manera activa dentro de la comunidad del Barrio Escalante en dónde se encuentran nuestras instalaciones.

En nuestro huerto pueden encontrar chiles, berenjenas, apio, cilantro, pepinos, árboles frutales, tomateras, girasoles y otras plantas que pronto empezarán a dar frutos para el equipo del Centro Cultural y personas vecinas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Creemos en construír un espacio de encuentro e intercambio comunitario.